Menú Cerrar

Día de playa en Ostende

Ostende 2021

El pasado 31 de enero el mundo del ciclocross se citó en Ostende para celebrar un nuevo mundial. El evento supone el broche final a la temporada del barro una vez finalizó la Copa del Mundo. Y como cada año, la carrera que da derecho a portar el maillot arcoíris, concitó a los principales protagonistas de la campaña.

El mundial de este año prometía la enésima disputa entre los dos grandes dominadores de la disciplina en los últimos años: Mathieu van der Poel y Wout van Aert. A ellos había que sumar a un Toon Aerts que ha tratado de permanecer cerca durante las últimas carreras y, sobre todo, a una de las mayores promesas del ciclismo británico, el jovencísimo Thomas Pidcock.

Recorrido mundial Ostende 2021
Recorrido mundial Ciclocross 2021

El recorrido, que era en circuito a 10 vueltas, de 2,9 km constaba de varias dificultades. 1300 metros transcurrían por césped y barro, 400 metros sobre grava, 200 metros «cómodos» en asfalto, 300 metros sobre el puente con una subida de 8 metros al 21%. Pero el principal escollo lo formarían los 600 metros de paso por la playa de Ostende. Un tramo donde los corredores cruzaron la arena hasta llegar a la orilla, donde la rodada de la bicicleta era más consistente y a la vez nos pudo regalar algunas de las imágenes de la temporada.

Conocidos el recorrido y los principales candidatos, atendiendo a los precedentes, el principal favorito entre los expertos era Van Aert por el tipo de recorrido, más de fuerza que técnico. Además, el belga llegaba con la Copa del Mundo bajo el brazo tras imponerse en Hoogerheide. Sin embargo, nadie podía firmar con rotundidad la victoria para cualquiera de los dos corredores que se han repartido los seis últimos mundiales de ciclocross y que coleccionan ya metales en la carrera. Y es que, más allá de la igualdad, si algo queda claro con un rápido vistazo al palmarés del Mundial, es la tiranía que han implantado Mathieu Van der Poel y Wout Van Aert desde el año 2015.

AñoGanadorSegundoTercero
2015Van der PoelVan AertVan der Haar
2016Van AertVan der HaarPauwels
2017Van AertVan der PoelPauwels
2018Van AertVanthourenhoutVan der Poel
2019Van der PoelVan AertToon Aerts
2020Van der PoelPidcockToon Aerts
Palmarés de los últimos seis años del mundial de ciclocross
Sitio de Ostende

Sitio de Ostende

En el siglo XVII, entre los años 1601 y 1604, se produjo un cruento sitio a la ciudad de Ostende. Situada en la zona central de la línea costera belga y mirando las bravas aguas del Mar del Norte, fue el principal puerto de partida de las huestes de las Provincias Unidas en la Guerra de los 80 años para enfrentar a los Tercios del Imperio español.

La Historia narra una heroica defensa de la ciudad frente al asedio incansable de una de la unidad de élite más temible de la época. Se calcula que fueron movilizados alrededor de cien mil hombres entre los dos contendientes, causando un total de setenta mil bajas y tres mil muertos. El 20 de septiembre del año 1604 Ambrosio Spinola finalmente rindió una ciudad completamente devastada.

Metidos en la arena, la carrera tuvo muy poca historia para contar. Desde el comienzo fue un diálogo cerrado entre los dos principales favoritos, donde la salida de Van Aert fue especialmente buena. No tuvo el mismo acierto el joven Thomas Pidcock que vio sus posibilidades muy mermadas debido a salida muy mala. Su carrera se pudo resumir en una lucha a contracorriente para tratar de alcanzar la única plaza en el cajón al alcance de los mortales.

El guión se cumplió desde el principio, teníamos la fotografía, el escenario y los actores. Sólo quedaba conocer el desenlace y éste no se haría esperar. Tras una primera vuelta donde ambos iban pasando y aventajando al grupo perseguidor liderado por Toon Aerts, alcanzamos la segunda vuelta. Fue cuando Wout van Aert logró soltar al holandés y establecer una distancia de unos 12 segundos tras el paso por la arena. Llegados al paso por la hierba del hipódromo, un error de un Van der Poel que venía desatado, provocó una tonta caída que parecía alejar un nuevo oro. Sin embargo, tras volver a su montura, empezó a recortar distancias con el belga hasta alcanzarle en menos de un kilómetro sorpresivamente. Nada más entrar en la rueda de su gran rival, pudimos ver dónde radicaba el problema para el corredor del Jumbo-Visma. Un inoportuno pinchazo que le obligó a pasar por boxes y cambiar su Bianchi de incógnito por otra nueva. Por supuesto, el holandés aprovechó la coyuntura para poner una distancia de por medio que sería definitiva.

Wout van Aert Ostende
Wout van Aert persiguiendo en la arena de Ostende
Mathieu Van der Poel en Ostende 2021
Mathieu Van der Poel amplía distancias en la playa de Ostende

A partir de la vuelta tercera, Mathieu Van der Poel únicamente fue endosando segundos uno tras otro a su perseguidor, cimentando su cuarto mundial en la disciplina y su tercero de manera consecutiva.

Por detrás hubo otra carrera. Toon Aerts, que en ningún momento cedió su puesto como tercero en discordia, vio cómo el menudo corredor británico iba recortando poco a poco la distancia en todos los terrenos, fundamentalmente en el paso por el hipódromo, donde expuso maestría en el manejo. A excepción de la arena, lugar donde el belga abría gas y volvía a distanciar a Pidcock. La pugna llegó a la novena vuelta, cuando el británico llegó a enganchar la rueda de Aerts; pero fue un espejismo. El belga, asestaría un golpe definitivo que culminó durante la última vuelta abriendo un hueco de 30 segundos.

Pódium Ostende 2021
Van der Poel sube por cuarta vez a lo alto del pódium

Toon Aerts celebró su tercera plaza visiblemente emocionado. Este hecho vino a demostrar que efectivamente la suya fue otra carrera. El bronce fue su «oro particular». De algún modo, estaba reconociendo que sus compatriotas viven a otro nivel difícil de alcanzar.


Editorial

Editorial Pistoleros frente al mar

El mundial de este año en ciclocross ha podido ser uno de los que más interés ha suscitado en muchos medios deportivos e incluso generalistas. La presencia de dos grandes fenómenos del ciclismo, como son Van Aert y Van der Poel, ha provocado una lluvia de aficionados a la ruta que, sedientos de competición, han acudido al ciclocross para ver a estas dos estrellas en acción.

En este sentido, cabe destacar que, pese a la limitación de competitividad y a la variedad de ganadores que su presencia supone para el pelotón del ciclocross, han conseguido poner todos los focos sobre esta disciplina. Acercando a muchos aficionados una serie de carreras que en buena medida pueden ayudar a que el aficionado siga «enganchado» durante el invierno al deporte del pedal. Lo hace además, con un modelo de competición fulgurante, eléctrica y extremadamente técnica.

Pese a una cierta resistencia que puede sentir el aficionado frente a grandes figuras que tiranicen la competición, desde luego, también su presencia supone una gran oportunidad cuando estos corredores se dejan ver con éxitos tanto en la ruta, como en una disciplina con menor visibilidad como pueden ser el ciclocross o el cross country.

Si el concurso de estos dos gigantes ayuda al crecimiento del ciclismo en general y del ciclocross en particular, bienvenido sea este duelo de «pistoleros» a orillas del Mar del Norte.

Publicado en Libro de Ruta
guest
0 Comentarios
Comentarios inline
Ver todos los comentarios